Mi lista de blogs

En paz





















Inesperadamente abro los ojos 
cuando la mañana, con sus navajas de luz,
entra por las orillas de la ventana.
El alboroto del viento al roce de persianas
y los rayos de sol en mi cara
son una llamada a la vida.
Pero hoy se me antoja envolverme de quietud, 
engaño a  las pupilas y a ti, que crees que duermo
y me concentro en ese misterio del silencio y su dominio.

Soy toda oídos.  
Escucho con la fuerza de estos instantes que avanzan: 
la soledad, mi cuerpo, la calle, los autos 
y los recuerdos que sostienen mis sentidos.
Hoy quiero estar sola,  
escuchar desde aquí, en mi lugar de espejos 
y madejas intactas de algodones,
cómo la primavera se acomoda en el patio
trina, aletea, brota. 
Mientras yo desde aquí, quieta, en paz, me regocijo.


No hay comentarios: