Mi lista de blogs

AMPARO OCHOA




Amparo Ochoa llegó a mi vida en el año 1973, mas o menos, cuando comencé a trabajar como maestra rural en el Estado de Guanajuato. Entre mis compañeras maestras comencé a escuchar sus canciones revolucionarias y  folclóricas con esa voz brillante, poderosa y otras veces un reclamo adolorido por las luchas sociales de México y de Latinoamérica. Otras voces como Violeta Parra, Soledad Bravo, Atahualpa Yupanqui, Mercedes Sosa, ampliaron mi acervo musical, pero yo sentí  empatía con Amparo por ser hija de un agricultor venido a menos a causa de las políticas agrícolas de mi país, pero sobre todo porque ella también era maestra rural.
En ese año yo iniciaba mi labor docente en un ejido metido en la sierra, sin luz, agua y ningún servicio, ubicado en las faldas de un cerro, donde por las noches contar estrellas, buscar satélites o encontrar aviones, escuchar coyotes era el entretenimiento, y por las tardes jugar beisbol, caminar por la milpa o visitar a otras maestras de algún rancho cercano a pie o en algún caballo prestado.
Las tierras eran de temporal y fuera de este periodo se rentaban a los que podían invertir. Sembraban sorgo y garbanzo, otras veces maíz con la ayuda de su yunta de bueyes, ahí conocí los bueyes, después supe que había otros... Las cabras eran el sustento fuerte de las familias, razón por la cual los niños pastores no iban a la escuela si no estaban los padres, que se iban al "norte" de  "mojados" a buscar mejores condiciones de vida,  Aquella escuelita pobre, sin techo, de apenas unos cuantos bancos desvencijados, un baño siempre a punto de caerse, era el corazón de la comunidad con niños y adolescentes ávidos de aprender y una maestra con pasión que dura hasta la fecha. En esa comunidad  nació mi amor por esa parte de mi patria, mi rebeldía y comencé a cantar con Amparo. Tenía diecinueve años y ya sabía que la tierra no era de quien la trabaja.
En 1978 compré Cancionero Popular I,  en 1979 el II con Los Folkloristas,  y el tercero no recuerdo la fecha. En 1983, cuando ya tenía a mi niña, conseguí Amparo Ochoa canta a los niños, Mujer en 1985 y de ahí en adelante casi todos sus discos.

Amparo maestra, Amparo mujer, Amparo madre, pero sobre todo Amparo cantándole a la vida, cantando la rebeldía de un pueblo harto, insatisfecho, al que la Revolución no hizo justicia.

Las fotografías de este video son impresionantes.











No hay comentarios: