Mi lista de blogs

Reencuentro

Se me ha extraviado un nombre
se fue de la andadura de mi voz
(hay palabras que proscriben
de tanto pronunciarlas)

Después de buscarlo
en las líneas de fuego de los diarios,
en los suspiros de un poema triste
y hasta en los surcos de cada mediodía.

Aparece.

No sé si llegó con la brisa del mar
o en la orilla escarlata de la tarde
o si la fragua del verano lo ha reflejado
en el espejo.

Sucede que los nombres llegan
y es como si se abriera el desván
de los fulgores reprimidos.

Hoy está en la punta del verso
mirando de reojo.

No hay comentarios: